OPINIÓN Lo “bio” en la Comunitat Valenciana