Nuestros hábitos, el tic-tac hacia la extinción masiva