Representantes políticos y de ONG se reúnen en Bruselas para decidir sobre el futuro de las leyes de la naturaleza