EL “Síndrome de Pollyanna”, optimismo al 100%