El Propóleo, la mejor defensa natural