Unos 300 científicos y ornitólogos piden la prohibición de un medicamento veterinario que mata a los buitres