Masía La Torre, el lugar perfecto para desconectar.