Lo “normal” y la “mayoría”