Las ONG ambientales consideran un despropósito sin precedentes la Declaración de Impacto Ambiental positiva a las prospecciones de petróleo en Canarias