LA HERIDA DEL RECHAZO: el dolor de no ser querido