EL MONOÏ DE TAHITI, UNA MARAVILLA PARA LA PIEL Y PARA LOS SENTIDOS…