Concha García Campoy, una periodista de verdad